CRÓNICA RUTA PIEDRABUENA-LUCIANA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Enrique Alabau   
Lunes, 08 de Octubre de 2012 18:19

Por fin llegó el día tan esperado durante tanto tiempo. Por fin comenzamos la nueva temporada. Para empezar algo cortito y fácil que el verano no perdona y tampoco hay que exagerar.

A las nueve en punto lo de siempre, saludos, abrazos, presentaciones, nuevas y viejas caras, esperaban al autobús para iniciar el año. Y a las nueve y media iniciamos la temporada por los caminos de Piedrabuena dirección a Luciana, por el margen derecho del río Bullaque. Ruta bastante fácil sin apenas desnivel que transcurre por caminos en buen estado - aunque nuestro compañero Pablo tuvo que hacer, según él, un esfuerzo supremo-, con un día soleado y algo caluroso al final de la ruta.

No podían faltar ni la foto de grupo, ni nuestro compañero Jose con su inseparable cámara, ni el buen ambiente que rodea al grupo en todas las salidas. Tampoco hay que pensar que todas las rutas vayan a ser así.Ya habrá tiempo para las quejas, para los suspiros.

Llegamos a Luciana sobre las doce y media de la mañana y después de pasar por las pasarelas del río Bullaque - hay que decirlo todo, sin ningún problema ni caída- terminamos la ruta con unas cervezas en el bar que hay junto a las pasarelas.

Lo más emocionante de la ruta estaba por llegar y no puede decirse que esta emoción tuviera relación con la práctica del senderismo. Ocurrió en Piedrabuena, en el restaurante donde comimos. Algunas compañeras nuestras - Gabriela y Paqui Ruiz, en especial esta última- fueron víctimas de un encierro en los servicios del restaurante. Y digo fueron, porque fue una de las camareras la que las encerró. En el caso de Paqui, el encierro duró cerca de cuarenta minutos. En un momento, lo que no tendría que haber supuesto ningún problema, es decir, la abertura de la puerta, se convirtió en una pequeña aventura, en la cual tomaron parte - me refiero al hecho de intentar abrir la puerta-, cerca de veinte personas. Desde el señor que ofrecía un motosierra, pasando por el conductor de nuestro autobús que ofrecía un equipo completo de herramientas de todo tipo, la señora que estaba segura que con  una tarjeta de crédito podía abrirla sin problemas, hasta los que, por aburrimiento, decidimos dedicarnos a ver el fútbol hasta que solucionase el problema, pues nuestra solución, es decir, darle una patada a la puerta, fue desechada por los más expertos en el tema. Y todo este trajín, rodeados de todos los compañeros del autobús, a los que se les unió gran parte de comensales que, en ese momento, disfrutaban de una tranquila sobremesa. Al final, el más atrevido retomó la vieja idea de darle una patada a la puerta y ahí se acabó la historia. De todo esto, por supuesto hay fotos, vídeos y todos los comentarios imaginables.

Por lo demás, un día estupendo y un muy buen inicio de ruta.

 

Conectados

Tenemos 36 invitados conectado(s)

Visitas

mod_vvisit_counterHoy39
mod_vvisit_counterEsta Semana1787
mod_vvisit_counterEste Mes4528
mod_vvisit_counterTotales704350

Free template 'Colorfall' by [ Anch ] Gorsk.net Studio. Please, don't remove this hidden copyleft!